Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Home / Cultura / La muerteadas, una tradición de Soledad Etla, Oaxaca

La muerteadas, una tradición de Soledad Etla, Oaxaca

Al sonido del cacho retumban entre las esquinas del municipio de Soledad Etla. Es el anuncio que se acercan la festividades de Todos los Santos y aquí las traicionales muerteadas no pueden faltar.

Desde hace más de 100 años, en esta localidad ubicada a escasos 25 minutos de la capital oaxaqueña, se llevan a cabo las muerteadas, denominadas así  en honor a los muertos, aquellos que se adelantaron en el camino y una vez al año, el 2 de noviembre, retornan para convivir y disfrutar de las ofrendas que les dejan sus familiares.

Don Jorge Pérez Bernal de 68 años, miembro del Majestuoso Barrio de Arriba, la organización que lleva a cabo una de las tres muerteadas que se realizan el 1 de noviembre en esta localidad, relata que por ahí de 1930, en Soledad Etla se iniciaron los recorridos por las calles y casas con una agrupación músical, según le contaba  su abuelo y padre.

Primero eran, dijo, recorridos con músicos que tocaban la guitarra, violines, contrabajos, y con el paso del tiempo orquesta y bandas locales, hasta lo que hoy conocemos como bandas de viento.

Don Jorge asegura que en Soledad Etla nacieron las muerteadas o bien es el pueblo de origen de las muerteadas, celebración que se fue expandiendo hacia otros municipios del Valle Eteco y cuyo festejo también se ha convertido en uno de sus principales atractivos como es en San Agustín, San José, Nazareno, Etla y muchos otras localidades circunvecinas.

¿En qué consisten las muerteadas?

Rolando Gris Gris, también miembro del Majestuoso barrio de arriba, detalla que una muerteada no sólo es fiesta y diversión. Tiene como fondo la tradición de rendir tributo a los fieles difuntos a través del baile, la convivencia familiar, compartir y sus versos que no pueden faltar.

Los versos  sobresalen por su picardía, ya que toma sucesos ocurridos en la población y personajes destacados como la autoridad municipal, ejidales, el sacerdote o simplemente vecinos para relatarlos de manera chusca.

Así desde el 1 de noviembre cerca de las 15:00 comienza la fiesta; el punto de partida es la entrada de la población e inicia su recorrido por cada barrio y en cada casa de los vecinos. “¡hasta que el cuerpo aguante!, pues se termina el día 2 de noviembre a las 12 del día”.


Decenas de personas se disfrazan de catrinas, catrines, muertes, diablos y uno que otro disfraz de personales de películas se pueden observar.

Con un año de anticipación se prepara

Acompañado del resto de integrantes esta organización, los que se consideran una familia, explica que una muerteada requiere de preparala con meses de anticipación; hasta nueve meses antes.

Y es llegada la fecha, las bandas locales se escasean, por eso tienen que apartarlas desde meses antes o bien acudir a otros estados como Puebla, Estado de México, Querétaro, entre otros.

Hace más de 50 años, una banda que acompañará a la gente disfrazada y sus recorridos por las calles de Soledad se conseguía en 3.50 pesos, comenzando desde temprana hora del día primero hasta el día dos de noviembre en la mañana, en la actualidad una banda rebasa el costo de de 150 mil pesos por 40 horas.

Todo ello se cubre con la aportación de los miembros del barrio y de la cooperación voluntaria de los habitantes y visitantes, pues pese a ser una fiesta de renombre y atractivo para el turismo, no es relevante para autoridades del gobierno del estado.

Una fiesta para disfrutar

Dante Jiménez, otro miembro o encabezado del barrio el Majestuoso, menciona que esta fiesta ha servido como un atractivo para la población, puesto que decenas de visitantes locales, nacionales y extranjeros llegan sólo para disfrutarla.

Las muerteadas han roto fronteras, dice, pues sólo en 2018, lograron juntar hasta 5 mil personas.

Añade que para ello garantizan la seguridad a través de la autoridad municipal, quien a su vez solicita el apoyo a la Policía Estatal, para evitar incidentes.

Recordando al compa Chay

Este 2018, la muerteada del Majestu

About Alondra Olivera

Check Also

Gastronomía mexicana en el Museo Nacional del Indio Americano

Staff Olga Cabrera, chef del restaurante “Tierra del Sol Casa Restaurant” en Oaxaca, ofreció unMás ...